viernes, 18 de junio de 2010

Organizaciones indígenas se reúnen en Puerto Maldonado para ejecutar acciones conjuntas en favor de pueblos indígenas en aislamiento

Puerto Maldonado fue el sitio de encuentro de las principales organizaciones indígenas que están velando por el cuidado de los Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario y Contacto Inicial. Los representantes de las regionales ORAU (Ucayali), ORPIO (Loreto) y la nacional AIDESEP, se reunieron en las instalaciones del local de la FENAMAD (Madre de Dios), para coordinar conjuntamente las acciones a seguir en la formulación de políticas ante el Estado y en el fortalecimiento del programa PIAV - PERÚ.

Los participantes, tuvieron la oportunidad de viajar hasta el puesto de control Las Piedras, en la comunidad nativa de Monte Salvado, e inspeccionar directamente el trabajo que realizan los agentes de protección. Ahí pudieron levantar información valiosa sobre el programa PIAV-Las Piedras que ejecuta la FENAMAD con los indígenas de la zona desde inicios del 90 en la reserva territorial de Madre de Dios. Sin embargo, al saber que el puesto de control 343 estaba ubicado en el interior de la reserva, los integrantes de la delegación compuesta por dirigentes, abogados, técnicos forestales y un antropólogo, se llevaron una gran sorpresa al comprobar que estaba en plena zona de tránsito de aislados, lo que generó gran preocupación.

Los delegados saben bien, que los indígenas aislados están en una condición de aislamiento voluntario, razón por la cual no se puede forzar un contacto con ellos, ni casualmente, porque podría desencadenar enfrentamientos y e incluso muertes por el contagio de enfermedades a esta población altamente vulnerable.

Luego del intercambio de experiencias, se reunieron en Puerto Maldonado. Asistieron el presidente de la FENAMAD, Jaime Corisepa, el presidente de ORAU, Josué Faquin Fernández, los abogados Héctor Ruiz Vásquez (ORPIO), Alejandro Chino Mori (ORAU), Cecilia Jiménez Jara (FENAMAD), los antropólogos Israel Aquise Lizarbe (AIDESEP), Chantelle Murtagh (FENAMAD), el especialista forestal César Cerdán Rojas (AIDESEP), el técnico David Freitas Alvarado (ORPIO), entre otros.

En la reunión, en la que se firmó un acta del viaje a Monte Salvado y un pronunciamiento conjunto entre las organizaciones representativas, se pide al INDEPA que haga efectiva las acciones para proteger a los aislados, empezando por el cumplimiento de sus compromisos. “Volvemos a lamentar – dice la FENAMAD en una carta dirigida al presidente del INDEPA, Mayta Capac Alatrista - , que este acuerdo, tomado con buena voluntad y esperanza, ha sido violado por su institución”. Se refiere al acta del 15 febrero en el que el INDEPA reconoce "que las organizaciones indígenas mencionadas son interlocutores válidos y representantes de los PIAV", sin embargo, como prueban los hechos, el pasado 24 de abril el INDEPA ingresó a la reserva sin consultar con la FENAMAD ni con la comunidad, violando sus propios acuerdos.

Los firmantes además piden al INDEPA el reconocimiento oficial de los agentes de protección o promotores indígenas de la FENAMAD y ORAU. Asimismo, la Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Oriente, ORPIO, demandó al Estado la creación de las reservas territoriales Napo-Tigre, Yavari-Mirim y Tapiche-Blanco-Yaquerana, en Loreto, que están en trámite desde el 2003.

Rechazan acusación del INDEPA

En la visita a Monte Salvado, pudieron comprobar el estado de los trabajos en el puesto de control. Así las organizaciones indígenas rechazaron las acusaciones del INDEPA, en el sentido de que se estaría extrayendo de manera ilegal madera en las zonas colindantes a la reserva territorial, y más bien, expresaron su respaldo al trabajo que viene haciendo los indígenas en la protección de sus hermanos aislados.

“Como organizaciones indígenas visitantes, rechazamos las imputaciones vertidas por INDEPA en contra de la comunidad nativa de Monte Salvado. Aclaramos que dentro de esta comunidad, no existe tala ilegal indiscriminada”. Mediante una carta la FENAMAD detalló previamente que las coordenadas que presentó el INDEPA en su informe se encuentran “dentro del territorio de la comunidad” y no en la reserva como se quiere hacer confundir y mal informar a los medios de comunicación.

Agrega: “Siendo Monte Salvado una comunidad nativa, mantiene el derecho de aprovechar sus recursos dentro de la comunidad según Convenio 169 de la OIT y la ley 22175, ‘Ley de comunidades nativas y de desarrollo agrario de las regiones de Selva y ceja de selva’, según el cual los comuneros pueden hacer uso de sus recursos naturales de manera tradicional con fines de subsistencia, siempre y cuando esta se desarrolle dentro de sus territorios titulados”.

Más bien advierten que si el INDEPA está realmente preocupado por la reserva debería tener más presencia en la zona. Prueba de su ausencia y de la incapacidad del Estado para actuar eficazmente en zonas alejadas donde se ubican generalmente los puestos de control, es la acumulación de madera que hay en el lugar desde el año 2007, y de su falta de previsión y eficacia en los planes de fiscalización contra el comercio informal de la madera, que sí lograron frenar y desaparecer de manera organizada los indígenas de la comunidad gracias a la presión nacional e internacional ejercida por su organización regional.

“En tal sentido respaldamos a la FENAMAD porque hemos sido partícipes directos en la comunidad, observando las capacidades de los agentes de protección (mostrado por el buen trabajo que se lleva a cabo), y el compromiso de la comunidad para la protección de sus hermanos aislados”, dice el pronunciamiento en el que se solicita una reunión multisectorial con las autoridades responsables, para ejecutar los programas de protección de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario