martes, 15 de junio de 2010

¿Qué está pasando en el gobierno regional de Madre de Dios? Ineficiente ejecución de obras públicas perjudican a población

En Madre de Dios las obras se están haciendo literalmente agua. No es broma. Los embarcaderos portuarios, unas pequeñas plataformas para el tránsito, embarque y desembarque de productos y personas, que mandó construir el gobierno regional, o se los llevó el río (como sucedió en Punkiri), o fueron abandonados como elefantes blancos en La Pastora, dejando tras de sí una inversión que llega a los setecientos mil soles del erario nacional… se podría decir, un dinero “al agua”.

En la comunidad nativa de Tres Islas están muy preocupados. Desde hace más de dos años que construyen su pequeño embarcadero y hasta ahora no lo terminan. El gobierno regional ha dicho que no tiene plata para concluirla, y que necesita “una ampliación”. Pero la verdad es que esta sería la segunda ampliación que solicitan, el 2008 le asignaron poco más de 933 mil soles al inicio, el 2009, una ampliación de setecientos mil y tantos soles en vista de que no la terminaban. Según el último informe técnico presentado por el supervisor de la obra, Julio Carbajal, del casi millón y medio de soles invertidos, se ha ejecutado el 76.90% del avance físico.

La presidenta de la comunidad nativa de Tres Islas, Juana Payaba Cachique, tiene razones para estar preocupada. Hasta el momento ninguno de los cuatro embarcaderos construidos por el gobierno regional se ha terminado. Punkiri, ya lo dijimos, se lo llevó el río, Mazuko, que venía dentro del mismo “paquete” del proyecto, está inconcluso por “falta de presupuesto”, según indicó el director de caminos del GOREMAD, Freddy Pumasupa. Su situación queda igual que la del embarcadero de Tres Islas. Por eso los comuneros y comuneras de este pueblo indígena, de la etnia Shipibo Conibo, se dirigieron el miércoles 9 de junio a las instalaciones del gobierno regional para reclamarle al presidente de la región.

Así está. El cemento corre el peligro de malograrse, advierte la presidenta de la comunidad, Juana Payaba Cachique, en inspección realizada en el lugar (foto de enero del 2010).

“Queremos luz” (En coro, los niños)

Desde hace más de un año, Tres Islas viene solicitando la instalación y conexión de energía eléctrica para la comunidad. Creyeron una vez más en el Estado pero una vez más fueron desilusionados. Les dijeron que, gracias al convenio entre el gobierno regional y la empresa Electro Sur Este, podrían tener luz para todos como promocionan con el agua potable.

La presidenta de la comunidad, Juana Payaba Cachique, se sentía cansada de ir y venir al GOREMAD, sin obtener resultados visibles. El resultado fue más bien la indignada respuesta que los estudiantes del colegio de la comunidad, hicieron en el frontis del gobierno regional, con pancartas y tonos alusivos: “Queremos luz para estudiar”, “Queremos luz para usar internet”, con la intensión de pedir la “inmediata” conexión del fluido eléctrico que el día de su inauguración gozaron apenas un par de horas.

“Ya está todo – dice la profesora Rosa Quispe Morillo – tenemos el tendido solo falta la luz”. Dicen que los niños no mienten, y la mejor prueba de ello y de la indignación de los padres y de los profesores de la institución educativa 52025, “Aquiles Velásquez Oros”, es que las computadoras del colegio se están malogrando por falta de uso. Hace unos años el gobierno donó unos equipos nuevos orondamente promocionados bajo el programa Huascarán, después de todo ese tiempo, hasta el día de hoy, solo han funcionado esporádicamente unos días, y los niños, mientras tanto, siguen esperando la luz prometida.

En pie de lucha. Cansados de esperar los niños de Tres Islas se dirigen al gobierno regional para exigir la conexión del fluido eléctrico.

¿Negligencia o corrupción?

En enero de este año, la comunidad protestó porque se interrumpió sin aviso las obras. Querían acabar a tiempo el embarcadero de Tres Islas para sacar sus castañas, madera y productos agrícolas. Payaba Cachique solicitó entonces apoyo a la FENAMAD, ahí fuimos testigos de un bochornoso incidente en el que el director regional de transportes y el supervisor de la obra se culpaban mutuamente; el primero le decía al otro “incapaz” mientras el segundo, con documentos en mano, deslizaba la posible comisión de actos de corrupción por parte de éste. Según Carbajal, el ex director regional de transportes y comunicaciones, Juan Carmona Barrera (quien actualmente sigue laborando en el GOREMAD pero en otro puesto), benefició ilegalmente a la empresa contratista responsable del hincado de los pilotes.

Este beneficio habría acarreado en ese momento una pérdida para el Estado por concepto de indemnización. La empresa encargada, Naval Servis Aqua EIRL, debía hacer su trabajo en un tiempo estipulado según contrato. Pasado ese tiempo, si es que no entregaba a tiempo la obra, debía pagar una multa. Carbajal dijo que el GOREMAD, en vez de cobrar el resarcimiento por este perjuicio, sacó una adenda “irregularmente”, modificando el contrato inicial, en el que se da una ampliación de “55 días hábiles” para la culminación de los trabajos.

Pese a toda la confusión preelectoral, en Madre de Dios parece quedar algo claro: la desprestigiada ejecución de las obras en la región. No solo en Tres Islas se presentan irregularidades. También hay fallas técnicas clamorosas en las demás obras del gobierno regional del señor Santos Kaway. El embarcadero de Punkiri, por ejemplo, se construyó sin pilotes (lo que constituye un grave error técnico: el pilote permite “anclar” la construcción y mantenerlo firme ante las crecidas del río), un error que costó la destrucción física de gran parte de su infraestructura. El embarcadero de La Pastora, por su lado, hoy está abandonado como un recuerdo amargo de lo que pudo ser y no fue, y cada vez que se los recuerdan a los pobladores terminan renegando y despotricando en contra de sus autoridades.

La Pastora estuvo mal diseñado desde el principio: se construyó a desnivel, es por eso que hoy vemos que la rampa de acceso, la losa y las escaleras están “hundidas” enterradas por limo y vegetación. Lo sorprendente del caso es que el supervisor de La Pastora es actualmente el director de caminos del gobierno regional, el ingeniero Freddy Pumasupa. Sorprende porque el gobierno regional piensa construir próximamente el embarcadero de Tambopata, mientras no se han aclarado debidamente sus acciones en Mazuko-Punkiri, La Pastora y Tres Islas.

LA PASTORA

Inútil. Así está actualmente parte de la infraestructura del embarcadero de la Pastora. La rampa de acceso al puerto está cubierto por vegetación, basura y barro.

Rajaduras. El gobierno regional nombró una comisión para investigar lo que falló en esta obra. Como se ve en la foto, las bases se están agrietando.

Perjudicados. La población no utiliza el puerto, más bien prefiere caminar o bordearlo para transportar sus productos hasta la orilla del río.

TRES ISLAS

(fotos hasta enero del 2010)

Abandonado. Los indígenas protestaron para que se continúen con las obras de su embarcadero. A la fecha solo se ha avanzado el 76,90% de la construcción física, según datos del GOREMAD, a pesar que ha transcurrido más de dos años en su ejecución.

Se lava las manos. El ex director regional de Transportes y Comunicaciones, Juan Carmona, acusa al supervisor de la obra por los malos trabajos. Mientras éste lo acusa de cometer irregularidades durante su gestión.

Ineficiencia. La maquinaria y productos están expuestos así a la intemperie. Los comuneros acusan a los funcionarios por la ineficiente labor en la ejecución de las obras.

4 comentarios:

  1. es una pena lamentable las irregularidades y corrupción q aun exite y que tiene mucho mas por existir mientras no séamos personas con buenos principios...

    ResponderEliminar
  2. que triste como se tiran la pelotas profesionales , que solo buscan lucrar de del dinero del estado, , la FENAMAD DEBE DENUNCIAR A NIVEL NACIONAL, Y QUE ESTOS EUDOS PROFESIONALES QUE NO SON HIJOS DE NUESTRA REGION DEBEN IR A LA CARCEL.

    ResponderEliminar
  3. me gustaria hacer un reclano como poblador de madre de dios, y padre de dos hermosas hijas
    que se viene suscitando en la ciudad de puerto maldonado, es con la oficina de RENIEC
    es la falta de personal y la falta de adecuamineto para el publico siendo un sauna y un desorden al hacer tu respectivo tramite
    esto debe ser cambiado a un mejor estableciemiento, etc

    ResponderEliminar