domingo, 20 de junio de 2010

Madre de Dios: Paro macroregión sur se sintió con la presencia de indígenas


El segundo día de paralizaciones en la región macroregión sur en Madre de Dios, se sintió por la presencia de indígenas, que esta mañana salieron a marchar por las calles para pedir la paralización de la construcción de la hidroeléctrica de Inambari y la no exportación del gas de Camisea.

Los grupos de manifestantes, de las comunidades nativas de Boca Inambari, Shiringayoc, Palma Real, Tres Islas, Barranco Chico, Monte Salvado, Puerto Nuevo y Tipishka, se concentraron en la plaza principal de Puerto Maldonado para escuchar luego a los dirigentes.

Pese a que la convocatoria lo hizo el Comité de Lucha conformado por las principales organizaciones sociales de Madre de Dios, que integran la Alianza de Federaciones, la marcha que se realizó en el segundo día de manifestaciones, contó con la presencia de indígenas y de asociación de mercados.

Sin embargo, se espera que en la próxima reunión que se sostendrá en Arequipa el 25 de junio de este año, en la macroregión sur, el alcance de la paralización sea más general.


Agrarios afectados
El presidente de la Federación Agraria Departamental de Madre de Dios, Vidal Salazar, dijo en entrevista que la construcción de la central hidroeléctrica de Inambari afectará a unos ocho mil o nueve mil campesinos. Este impacto se traducirá, según el dirigente, a la hora del tendido de los cables sobre los predios agrícolas afectando un margen de unos cincuenta metros en ambos lados.

“La instalación de torres y el tendido de cables por donde pasen los cables nos afectarán definitivamente”, dijo Salazar. Sobre la reciente firma del convenio de integración suscrito entre los gobiernos de Perú y Brasil, Salazar dijo que se siente preocupado por la poca transparencia en todo este proceso. Alertó sobre la poca participación de la población y de la base del consenso en el desarrollo de este tipo de proyectos.

A su turno, el presidente de la Federación Nativa de Madre de Dios, Jaime Corisepa, llamó la atención sobre la poca participación de la ciudadanía, sobre un tema de interés nacional. Para el gremio de los pueblos indígenas de Madre de Dios, el desplazamiento de casi diez mil pobladores es una situación real que les preocupa. “Nosotros tenemos territorios sin titular. Tenemos conflictos fuertes por este hecho con terceros. Ahora con este problema adicional, crece el temor de que puedan invadir nuestros territorios”, dijo el presidente de la FENAMAD.
La construcción de la central de Inambari contempla el embalse de unas 40 mil hectáreas, con posibles daños ecológicos y sociales. “Esto no contempla un desarrollo como dice el Gobierno, sino más bien provocará más enfrentamientos entre peruanos”, aclaró Corisepa.

viernes, 18 de junio de 2010

Organizaciones indígenas se reúnen en Puerto Maldonado para ejecutar acciones conjuntas en favor de pueblos indígenas en aislamiento

Puerto Maldonado fue el sitio de encuentro de las principales organizaciones indígenas que están velando por el cuidado de los Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario y Contacto Inicial. Los representantes de las regionales ORAU (Ucayali), ORPIO (Loreto) y la nacional AIDESEP, se reunieron en las instalaciones del local de la FENAMAD (Madre de Dios), para coordinar conjuntamente las acciones a seguir en la formulación de políticas ante el Estado y en el fortalecimiento del programa PIAV - PERÚ.

Los participantes, tuvieron la oportunidad de viajar hasta el puesto de control Las Piedras, en la comunidad nativa de Monte Salvado, e inspeccionar directamente el trabajo que realizan los agentes de protección. Ahí pudieron levantar información valiosa sobre el programa PIAV-Las Piedras que ejecuta la FENAMAD con los indígenas de la zona desde inicios del 90 en la reserva territorial de Madre de Dios. Sin embargo, al saber que el puesto de control 343 estaba ubicado en el interior de la reserva, los integrantes de la delegación compuesta por dirigentes, abogados, técnicos forestales y un antropólogo, se llevaron una gran sorpresa al comprobar que estaba en plena zona de tránsito de aislados, lo que generó gran preocupación.

Los delegados saben bien, que los indígenas aislados están en una condición de aislamiento voluntario, razón por la cual no se puede forzar un contacto con ellos, ni casualmente, porque podría desencadenar enfrentamientos y e incluso muertes por el contagio de enfermedades a esta población altamente vulnerable.

Luego del intercambio de experiencias, se reunieron en Puerto Maldonado. Asistieron el presidente de la FENAMAD, Jaime Corisepa, el presidente de ORAU, Josué Faquin Fernández, los abogados Héctor Ruiz Vásquez (ORPIO), Alejandro Chino Mori (ORAU), Cecilia Jiménez Jara (FENAMAD), los antropólogos Israel Aquise Lizarbe (AIDESEP), Chantelle Murtagh (FENAMAD), el especialista forestal César Cerdán Rojas (AIDESEP), el técnico David Freitas Alvarado (ORPIO), entre otros.

En la reunión, en la que se firmó un acta del viaje a Monte Salvado y un pronunciamiento conjunto entre las organizaciones representativas, se pide al INDEPA que haga efectiva las acciones para proteger a los aislados, empezando por el cumplimiento de sus compromisos. “Volvemos a lamentar – dice la FENAMAD en una carta dirigida al presidente del INDEPA, Mayta Capac Alatrista - , que este acuerdo, tomado con buena voluntad y esperanza, ha sido violado por su institución”. Se refiere al acta del 15 febrero en el que el INDEPA reconoce "que las organizaciones indígenas mencionadas son interlocutores válidos y representantes de los PIAV", sin embargo, como prueban los hechos, el pasado 24 de abril el INDEPA ingresó a la reserva sin consultar con la FENAMAD ni con la comunidad, violando sus propios acuerdos.

Los firmantes además piden al INDEPA el reconocimiento oficial de los agentes de protección o promotores indígenas de la FENAMAD y ORAU. Asimismo, la Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Oriente, ORPIO, demandó al Estado la creación de las reservas territoriales Napo-Tigre, Yavari-Mirim y Tapiche-Blanco-Yaquerana, en Loreto, que están en trámite desde el 2003.

Rechazan acusación del INDEPA

En la visita a Monte Salvado, pudieron comprobar el estado de los trabajos en el puesto de control. Así las organizaciones indígenas rechazaron las acusaciones del INDEPA, en el sentido de que se estaría extrayendo de manera ilegal madera en las zonas colindantes a la reserva territorial, y más bien, expresaron su respaldo al trabajo que viene haciendo los indígenas en la protección de sus hermanos aislados.

“Como organizaciones indígenas visitantes, rechazamos las imputaciones vertidas por INDEPA en contra de la comunidad nativa de Monte Salvado. Aclaramos que dentro de esta comunidad, no existe tala ilegal indiscriminada”. Mediante una carta la FENAMAD detalló previamente que las coordenadas que presentó el INDEPA en su informe se encuentran “dentro del territorio de la comunidad” y no en la reserva como se quiere hacer confundir y mal informar a los medios de comunicación.

Agrega: “Siendo Monte Salvado una comunidad nativa, mantiene el derecho de aprovechar sus recursos dentro de la comunidad según Convenio 169 de la OIT y la ley 22175, ‘Ley de comunidades nativas y de desarrollo agrario de las regiones de Selva y ceja de selva’, según el cual los comuneros pueden hacer uso de sus recursos naturales de manera tradicional con fines de subsistencia, siempre y cuando esta se desarrolle dentro de sus territorios titulados”.

Más bien advierten que si el INDEPA está realmente preocupado por la reserva debería tener más presencia en la zona. Prueba de su ausencia y de la incapacidad del Estado para actuar eficazmente en zonas alejadas donde se ubican generalmente los puestos de control, es la acumulación de madera que hay en el lugar desde el año 2007, y de su falta de previsión y eficacia en los planes de fiscalización contra el comercio informal de la madera, que sí lograron frenar y desaparecer de manera organizada los indígenas de la comunidad gracias a la presión nacional e internacional ejercida por su organización regional.

“En tal sentido respaldamos a la FENAMAD porque hemos sido partícipes directos en la comunidad, observando las capacidades de los agentes de protección (mostrado por el buen trabajo que se lleva a cabo), y el compromiso de la comunidad para la protección de sus hermanos aislados”, dice el pronunciamiento en el que se solicita una reunión multisectorial con las autoridades responsables, para ejecutar los programas de protección de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario.

martes, 15 de junio de 2010

¿Qué está pasando en el gobierno regional de Madre de Dios? Ineficiente ejecución de obras públicas perjudican a población

En Madre de Dios las obras se están haciendo literalmente agua. No es broma. Los embarcaderos portuarios, unas pequeñas plataformas para el tránsito, embarque y desembarque de productos y personas, que mandó construir el gobierno regional, o se los llevó el río (como sucedió en Punkiri), o fueron abandonados como elefantes blancos en La Pastora, dejando tras de sí una inversión que llega a los setecientos mil soles del erario nacional… se podría decir, un dinero “al agua”.

En la comunidad nativa de Tres Islas están muy preocupados. Desde hace más de dos años que construyen su pequeño embarcadero y hasta ahora no lo terminan. El gobierno regional ha dicho que no tiene plata para concluirla, y que necesita “una ampliación”. Pero la verdad es que esta sería la segunda ampliación que solicitan, el 2008 le asignaron poco más de 933 mil soles al inicio, el 2009, una ampliación de setecientos mil y tantos soles en vista de que no la terminaban. Según el último informe técnico presentado por el supervisor de la obra, Julio Carbajal, del casi millón y medio de soles invertidos, se ha ejecutado el 76.90% del avance físico.

La presidenta de la comunidad nativa de Tres Islas, Juana Payaba Cachique, tiene razones para estar preocupada. Hasta el momento ninguno de los cuatro embarcaderos construidos por el gobierno regional se ha terminado. Punkiri, ya lo dijimos, se lo llevó el río, Mazuko, que venía dentro del mismo “paquete” del proyecto, está inconcluso por “falta de presupuesto”, según indicó el director de caminos del GOREMAD, Freddy Pumasupa. Su situación queda igual que la del embarcadero de Tres Islas. Por eso los comuneros y comuneras de este pueblo indígena, de la etnia Shipibo Conibo, se dirigieron el miércoles 9 de junio a las instalaciones del gobierno regional para reclamarle al presidente de la región.

Así está. El cemento corre el peligro de malograrse, advierte la presidenta de la comunidad, Juana Payaba Cachique, en inspección realizada en el lugar (foto de enero del 2010).

“Queremos luz” (En coro, los niños)

Desde hace más de un año, Tres Islas viene solicitando la instalación y conexión de energía eléctrica para la comunidad. Creyeron una vez más en el Estado pero una vez más fueron desilusionados. Les dijeron que, gracias al convenio entre el gobierno regional y la empresa Electro Sur Este, podrían tener luz para todos como promocionan con el agua potable.

La presidenta de la comunidad, Juana Payaba Cachique, se sentía cansada de ir y venir al GOREMAD, sin obtener resultados visibles. El resultado fue más bien la indignada respuesta que los estudiantes del colegio de la comunidad, hicieron en el frontis del gobierno regional, con pancartas y tonos alusivos: “Queremos luz para estudiar”, “Queremos luz para usar internet”, con la intensión de pedir la “inmediata” conexión del fluido eléctrico que el día de su inauguración gozaron apenas un par de horas.

“Ya está todo – dice la profesora Rosa Quispe Morillo – tenemos el tendido solo falta la luz”. Dicen que los niños no mienten, y la mejor prueba de ello y de la indignación de los padres y de los profesores de la institución educativa 52025, “Aquiles Velásquez Oros”, es que las computadoras del colegio se están malogrando por falta de uso. Hace unos años el gobierno donó unos equipos nuevos orondamente promocionados bajo el programa Huascarán, después de todo ese tiempo, hasta el día de hoy, solo han funcionado esporádicamente unos días, y los niños, mientras tanto, siguen esperando la luz prometida.

En pie de lucha. Cansados de esperar los niños de Tres Islas se dirigen al gobierno regional para exigir la conexión del fluido eléctrico.

¿Negligencia o corrupción?

En enero de este año, la comunidad protestó porque se interrumpió sin aviso las obras. Querían acabar a tiempo el embarcadero de Tres Islas para sacar sus castañas, madera y productos agrícolas. Payaba Cachique solicitó entonces apoyo a la FENAMAD, ahí fuimos testigos de un bochornoso incidente en el que el director regional de transportes y el supervisor de la obra se culpaban mutuamente; el primero le decía al otro “incapaz” mientras el segundo, con documentos en mano, deslizaba la posible comisión de actos de corrupción por parte de éste. Según Carbajal, el ex director regional de transportes y comunicaciones, Juan Carmona Barrera (quien actualmente sigue laborando en el GOREMAD pero en otro puesto), benefició ilegalmente a la empresa contratista responsable del hincado de los pilotes.

Este beneficio habría acarreado en ese momento una pérdida para el Estado por concepto de indemnización. La empresa encargada, Naval Servis Aqua EIRL, debía hacer su trabajo en un tiempo estipulado según contrato. Pasado ese tiempo, si es que no entregaba a tiempo la obra, debía pagar una multa. Carbajal dijo que el GOREMAD, en vez de cobrar el resarcimiento por este perjuicio, sacó una adenda “irregularmente”, modificando el contrato inicial, en el que se da una ampliación de “55 días hábiles” para la culminación de los trabajos.

Pese a toda la confusión preelectoral, en Madre de Dios parece quedar algo claro: la desprestigiada ejecución de las obras en la región. No solo en Tres Islas se presentan irregularidades. También hay fallas técnicas clamorosas en las demás obras del gobierno regional del señor Santos Kaway. El embarcadero de Punkiri, por ejemplo, se construyó sin pilotes (lo que constituye un grave error técnico: el pilote permite “anclar” la construcción y mantenerlo firme ante las crecidas del río), un error que costó la destrucción física de gran parte de su infraestructura. El embarcadero de La Pastora, por su lado, hoy está abandonado como un recuerdo amargo de lo que pudo ser y no fue, y cada vez que se los recuerdan a los pobladores terminan renegando y despotricando en contra de sus autoridades.

La Pastora estuvo mal diseñado desde el principio: se construyó a desnivel, es por eso que hoy vemos que la rampa de acceso, la losa y las escaleras están “hundidas” enterradas por limo y vegetación. Lo sorprendente del caso es que el supervisor de La Pastora es actualmente el director de caminos del gobierno regional, el ingeniero Freddy Pumasupa. Sorprende porque el gobierno regional piensa construir próximamente el embarcadero de Tambopata, mientras no se han aclarado debidamente sus acciones en Mazuko-Punkiri, La Pastora y Tres Islas.

LA PASTORA

Inútil. Así está actualmente parte de la infraestructura del embarcadero de la Pastora. La rampa de acceso al puerto está cubierto por vegetación, basura y barro.

Rajaduras. El gobierno regional nombró una comisión para investigar lo que falló en esta obra. Como se ve en la foto, las bases se están agrietando.

Perjudicados. La población no utiliza el puerto, más bien prefiere caminar o bordearlo para transportar sus productos hasta la orilla del río.

TRES ISLAS

(fotos hasta enero del 2010)

Abandonado. Los indígenas protestaron para que se continúen con las obras de su embarcadero. A la fecha solo se ha avanzado el 76,90% de la construcción física, según datos del GOREMAD, a pesar que ha transcurrido más de dos años en su ejecución.

Se lava las manos. El ex director regional de Transportes y Comunicaciones, Juan Carmona, acusa al supervisor de la obra por los malos trabajos. Mientras éste lo acusa de cometer irregularidades durante su gestión.

Ineficiencia. La maquinaria y productos están expuestos así a la intemperie. Los comuneros acusan a los funcionarios por la ineficiente labor en la ejecución de las obras.

Madre de Dios se suma al próximo paro macroregional sur en contra de hidroeléctrica de Inambari

Las organizaciones sociales de Madre de Dios, gremios y federaciones, acordaron conformar un Comité de Lucha para unirse al próximo paro macroregional sur previsto para los días 17 y 18 de junio del presente año en protesta a la construcción de la represa de Inambari.
Así lo decidieron en una reunión celebrada en la Universidad Amazónica de Madre de Dios, UNAMAD, en donde se elaboró un pronunciamiento y una carta dirigida al despacho presidencial y al Congreso de la República. Entre los participantes al acto están la federación nativa de Madre de Dios, FENAMAD, la federación agraria departamental, FADEMAD, la federación de médicos, la base del sindicato general de trabajadores, el SUTEP, la federación de mineros artesanales “sin tierra”, entre otras organizaciones.
Se sabe que en las próximas horas se estarán sumando las demás organizaciones de la Alianza de Federaciones, y se estará conformando así un frente de lucha departamental. De esta manera la región de Madre de Dios, que hasta ahora no se había pronunciado públicamente, se sumará a la jornada de paralización que los departamentos de Puno, Cusco, Tacna, Moquegua y Arequipa están programando para el 17 y 18.
En uno de los puntos principales del pronunciamiento, se advierte a la ciudadanía que el gobierno peruano estaría próximo a firmar el “Acuerdo para el Suministro de Electricidad al Perú y Exportaciones de Excedentes al Brasil”, lo que sería “apresurado” ya que “no existe información clara sobre las ventajas económicas, los costos ambientales, sociales que traerá una medida de esta naturaleza”.
Se está exigiendo además un debate público que informe y recoja los aportes de la sociedad civil en su conjunto, especialmente de los pueblos indígenas y poblaciones locales afectadas, para que finalmente el Congreso según las prerrogativas establecidas por el artículo 56º de la Constitución, proceda a su respectiva aprobación.
En la reunión, en la que participaron también representantes de la sociedad civil, ongs, y periodistas locales, se llamó la atención sobre la próxima aprobación de la ley de desplazamiento para poblaciones afectadas por proyectos de inversión, lo que sería “sumamente preocupante” si es que esto llegara a suceder, pues sentaría un precedente para el despojo de tierras y pérdidas de derechos para otras poblaciones de otros lugares del país.

miércoles, 2 de junio de 2010

A UN AÑO DE BAGUA: RECORDAMOS A LAS VÍCTIMAS DEL 5 DE JUNIO

No podíamos dejar pasar esta fecha especial. Al igual que en los demás departamentos del amazonas, en las organizaciones hermanas, en Madre de Dios la Federación Nativa del río Madre de Dios y Afluentes, FENAMAD, oganizó varias actividades para ese día. Una de las principales fue una marcha de velas que inició en la Plaza Bolognesi, desde donde se tomó las calles que conducían a la Plaza Principal de Puerto Maldonado.


La noche del 5 de junio, una procesión de gente con velas en las manos partió desde la Plaza Bolognesi para rendir un homenaje en esta fecha dolorosa a los peruanos muertos en el rincón de la localidad de Bagua, en el departamento de Amazonas. La gente se concentró en la Plaza Principal en donde se dio curso a las manifestaciones de solidaridad, expresiones de rechazo a la violencia e invocación a los llamados al diálogo para evitar que este tipo de acontecimientos vuelvan a repetirse.


El presidente de la FENAMAD, Jaime Corisepa, evocó la memoria de los hermanos indígenas caídos en el enfrentamiento y a los hermanos policías que fueron enviados a enfrentar a otros peruanos en una sucesión de hechos que desencadenaron en la pérdida de vidas inocentes. Mientras esto sucedía en Puerto Maldonado, en la “Curva del Diablo” rebautizado ahora como “Curva de la Esperanza”, el presidente de la AIDESEP, Alberto Pizango, junto al séquito de hermanos dirigentes indígenas, realizaban una velada simbólica también en memoria de las víctimas.